Carpetas

guerra contra todos los puertorriquenos

 

Comenzando en los años 1930, y continuando por casi sesenta años, el FBI desenvolvió un programa oculto en Puerto Rico – las carpetas.

El FBI mantuvo mas de 100,000 dossiers en secreto. Sobre 100,000 Boricuas fueron “choteados” por informants policiacos. Vecindades, iglesias, y grupos comunitarios fueron “carpeteados” por la FBI.

Eventualmente, las carpetas formaron parte del programa COINTELPRO del FBI y CIA, para observar y oprimir la oposición politica a EEUU. En su apogeo, las carpetas abarcaron 1.8 millones de paginas. Cada carpeta contenía un promedio de veinte paginas, pero algunas eran mas extensas. La carpeta de Albizu Campos llenó dos cajas, con 4,700 paginas.

Las carpetas contenían archivos escolares, cuentas bancarias, reportes de credito y bienes raíces, información matrimonial, datos personales, bochinches de calle – en fin, toda la información possible sobre cualquier persona.

Estas carpetas se usaron para acusar y encarcelar a miles de Boricuas, arruinarlos financieramente, terminar sus carreras, y destruir sus familias…aunque no fuesen Nacionalistas.

Una carpeta esepecialmente fatal para Puerto Rico, fue la de Luis Muñoz-Marín, el primer gobernador puertorriqueño electo en la isla. Con solo una pagina de esta carpeta, los Estados Unidos controlaron la política de Puerto Rico:

De acuerdo a este documento, el Gobernador Luis Muñoz Marín era un narcomaniático, y el gobierno de EEUU lo sabía desde 1943. La FBI nunca divulgó esta información, para poder controlar la carrerra, y la política, del gobernador de Puerto Rico. Con este “trapo sucio”, el imperio norteño pudo intensificar su explotación de la isla.

Gov. Muñoz Marín, trasnochado

El caso de Luis Muñoz Marín es un ejemplo de como las carpetas se usaron para dominar la política y la sociedad de Puerto Rico – usando el miedo, la intimidación, y extorción. Tan invasive fueron las carpetas, que un periodico soltó esta comica:

Yo se precisamente como cortar tu pelo... 
lo veo aquí en tu carpeta.

En el año 2000, el Director del FBI Louis J. Freeh, admitió que “el FBI si mantuvo un programa secreto que causó mucha destrucción al país de Puerto Rico.” 

La triste verdad es que 60 años de carpetas, informantes, chismes y sospechas, han afectado el caracter nacional de Puerto Rico. 

Las carpetas dejaron una herida muy profunda en el psique de Puerto Rico. Esa herida todavía no se ha sanado.